1. Destinado al público femenino: FALSO
    El método Pilates puede ser practicado por cualquiera independientemente de la edad y del sexo ya que se trata de realizar ejercicios de distintas intensidades y adaptados a cada persona según sus necesidades.
  2. Todas las clases de pilates son iguales: FALSO
    El Pilates Terapéutico aplicado como terapia del movimiento se imparte por un fisioterapeuta en grupos muy reducidos, de 4-7 personas como máximo, lo que nos permite controlar que cada persona realiza los ejercicios adecuadamente y sin hacerse daño. Esto es especialmente para proporcionar el seguimiento y adaptaciones de los ejercicios a cada persona según su fisonomía o dolencia a tratar.
  3. Los ejercicios requieren poco esfuerzo: FALSO
    Realizar un ejercicio de pilates requiere de una gran concentración y esfuerzo tanto para hacerlo correctamente como para mantener una postura correcta al mismo tiempo que no dejamos de vigilar nuestra respiración que nos ayuda a conseguir el trabajo deseado.
  4. Hay ser muy flexible: FALSO
    Practicando pilates vas a ganar en flexibilidad, agilidad y movilidad progresivamente lo que te va a aportar mayor bienestar en tu día a día, cada persona a su ritmo.
  5. Hay que hacer posturas raras: FALSO
    Es cierto que en niveles avanzados hay ejercicios más complejos no al alcance de todos, pero no hace falta realizar estas “posturas raras” para hacer un buen trabajo en pilates. Es muy importante el equilibrio cuerpo-mente, buscándose la simetría y la estabilidad de las articulaciones y músculos.
  6. Es un método de relajación: FALSO
    La intensidad de los ejercicios va aumentando con el desarrollo de la clase, y con ayuda de la respiración, se intensifica el esfuerzo haciéndolo más preciso y controlado. Al final de la clase volvemos a un estado de calma y descenso de pulsaciones.
  7. Está contraindicado para personas con alguna lesión: FALSO
    Precisamente es recomendable hacer pilates terapéutico en personas con problemas de columna especialmente, tales como hernias discales, dolores cervicales o lumbares, rehabilitación…notando la mejoría en pocas sesiones. Sin embargo, no es exclusivo para personas con dolencias, puesto que cualquiera puede realizar pilates para tonificar su musculatura, mejorar su postura y su consciencia corporal, ayudando así a prevenir lesiones.

La fibrolisis diacutánea es un método de tratamiento del dolor del aparato locomotor, destruyendo las adherencias y los corpúsculos irritativos mediante un “gancho” que se desliza sobre la piel.

El sueco Kurt Ekman del equipo de James Cyriax fue quien ideó esta técnica de tratamiento como una evolución del masaje transverso profundo, ya que con éste no llegaba a la profundidad y precisión deseada y por tanto no obtenía los resultados requeridos. Mediante esta técnica movilizamos selectivamente los diferentes grupos musculares o realizamos “rascados” en zonas de inserción de ligamentos y tendones. De esta manera se convierte en un magnífico complemento para tratar múltiples patologías y lesiones como contracturas musculares fibrosis tendinosas, tendinopatías de inserción o problemas ligamentosos, todas ellas muy asociadas al ámbito deportivo. Leer más