La liposucción, consiste en extraer grasa del panículo adiposo con la ayuda de una cánula y un sistema de succión.

Al finalizar la liposucción, se coloca al paciente una faja de contención que debe llevar las 24 horas del día sin interrupción durante 3 semanas aproximadamente y luego una semana más solo por la noche. En ocasiones en liposucciones de grandes cantidades de grasa o bajo prescripción médica es necesario llevar la faja durante más tiempo para ayudar a reducir el edema y facilitar la retracción de la piel. Mantener la faja más tiempo del prescrito no mejora el resultado de la intervención.

Los resultados obtenidos se empiezan a observar tras las dos primeras semanas cuando el paciente ha empezado a reducir el edema, mejorando la apariencia y disminuyendo el volumen en la zona durante los meses siguientes. Debemos esperar al 6º mes para tener una idea clara del resultado final.

El drenaje linfático manual (DLM) es la principal herramienta de que disponemos para acelerar la reabsorción del edema. Actualmente muchos cirujanos plásticos recomiendan a las pacientes recibir sesiones de DLM tras la intervención. La aplicación de drenaje linfático manual (DLM) en el periodo postoperatorio logra acelerar la recuperación al permitir una reabsorción más rápida del edema y reducir o eliminar las molestias postoperatorias.

El DLM puede aplicarse previamente a la intervención, en este caso las sesiones comenzarán al menos dos semanas antes de la liposucción recomendándose un mínimo de 4 sesiones. Las sesiones de DLM pre-operatorias son sobre todo importantes en mujeres con insuficiencia venosa y/o tendencia a retener líquidos.

Pero es en el periodo postoperatorio donde el drenaje linfático manual ha demostrado su utilidad y eficacia.

Los beneficios del drenaje linfático manual en el postoperatoribo son:

  1. Acelerar la reabsorción de edema y equimosis.
  2. Eliminar los restos de medicación, anestesia y suero utilizados en la operación.
  3. Favorecer la regeneración de los capilares y vasos linfáticos dañados tras la liposucción.
  4. Disminuir las molestias y proporcionar bienestar en el postoperatorio
  5. Disminuir la duración del periodo postoperatorio.
  6. Mejorar el estado de la piel.
  7. Acelerar la recuperación de los tejidos.
  8. Acelerar la recuperación de sensibilidad en la piel.
  9. Favorecer la retracción de la piel
  10. Acelerar la reabsorción de zonas fibrosas por estimulación de macrófagos.